9 importantes lecciones que “Hwayugi” nos enseñó sobre el amor

La romántica historia de “Hwayugi” es única por decir algo como mínimo, y en la historia el demonio Son Oh Gong (Lee Seung Gi) se enamora de la humana Jin Sun Mi (Oh Yeon Seo) a pesar de su inicial deseo de comérsela. Egoísta y con un corazón independiente, Oh Gong repentinamente se encuentra haciendo cosas que nunca habría imaginado por Sun Mi — y nadie se sorprende de este comportamiento más que el propio Oh Gong. Aquí van 9 revelaciones sobre el amor que “Hwayugi” nos dio a través de los ojos de Oh Gong, ¡a leer!

Atención: posibles spoilers de aquí en adelante

1. No siempre deseas estar enamorado

Los dramas y las canciones idealizan el amor, pero no siempre es divertido. A veces eres perfectamente feliz solo ¡y no necesitas enamorarte de nadie! Pero, ¿cómo te vas a resistir a tu persona especial o cuando alguien te pone un brazalete mágico en tu muñeca?

Oh Gong sabe lo frustrante que es pasar de estar soltero a enamorado.

2. Especialmente si es no correspondido

La cosa se pone peor que cuando Oh Gong se da cuenta de que sus sentimientos no son correspondidos. Todos sabemos lo miserable que es ese tipo de amor, pero por alguna razón es divertido cuando le ocurre a Oh Gong; quizás porque no suele ser rechazado, o porque no nos podemos sentir mal porque intentó comerse a Sun Mi.

3. El amor te puede llevar a actuar raro

El amor es extraño, ya que puede hacer que pongas las necesidades de otra persona por encima de las tuyas, lo cual es una gran sorpresa para el egoísta Oh Gong, que siempre ha hecho lo que quería hasta ahora. Así que, naturalmente, está bastante confundido cuando se encuentra haciendo sacrificios por Sun Mi, ya sean simples, como prestarle su abrigo cuando sabemos cuánto odia el frío:

O algo más serio, anteponer su felicidad y bienestar sobre el suyo propio.

4. Te rebajarás

Mientras te sientes extraño, harás cosas pastelosas por la persona que amas. El normalmente suave y cool Great Sage no puede parar de hacer cosas cariñosas por Sun Mi, ¡incluso sabiendo lo que lo rebajan sus acciones!

5. Los celos son reales

Los celos son una nueva emoción para Oh Gong, y al principio no parece saber cómo funcionan, ya que supone que mientras no vea algo que lo haga sentir celoso, no se sentirá así.

Sin embargo, Oh Gong descubre que los celos no son lo que él pensaba…

6. Las amenazas no son una buena táctica

Y el Great Sage aprende que por muy enojado o celoso que este, las amenazas no funcionan para ganar el corazón de Sun Mi.

Porque amenazar a tu rival romántico no infundirá ningún sentimiento de lealtad en tu pareja.

7. Las subidas en el amor son muy altas

Oh Gong descubre de forma adorable como pueden ser las recompensas del amor, como cuando se abre a nuevas experiencias con Sun Mi y aprende nuevas cosas que le gustan.

O cuando siente felicidad porque él y Sun Mi comparten intereses.

¿Has visto a alguien estar tan feliz por tener un color en común?

8. Pero las bajadas son muy bajas

Por otra parte, Oh Gong aprende que el amor por Sun Mi significa superar sus emociones, lo cual inicialmente no tiene sentido para el mono — el Great Sage nunca se ha preocupado por los sentimientos de nadie, ¿por qué debería su lado emocional depender de Sun Mi?

¡Porque es amor!

9. Los recuerdos felices permanecen, con brazalete o no

FInalmente, “Hwayugi” nos enseña que no importa de donde salga el amor, los recuerdos felices siempre permanecerán.

Oh Gong y Sun Mi tienen miedo de lo que pueda ocurrir una vez quiten el Geumganggo: ¿seguirá Oh Gong amando a Sun Mi? ¿Se la comerá? ¿Se matarán? Pero todas estas preocupaciones no evitan que disfruten de su tiempo juntos y de que estén agradecidos por la felicidad que han tenido.

Porque el amor puede ser una recompensa increíble, ¡incluso aunque seas un poderoso e inmortal demonio!

Soompiers, ¿qué lección han aprendido de “Hwayugi”? ¡Dígannos!

¡No se pierdan “Hwayugi” en Rakuten Viki! Comiencen a verlo aquí:

Fuente (1)

¿Cómo te hace sentir este artículo?
0
0
0
0
0