3 cosas que hemos amado y 2 cosas que hemos odiado sobre “Trumpet On The Cliff”

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que vi una película en japonés, y qué mejor que volver a hacerlo viendo “Trumpet on the Cliff”, una co producción coreano.japonesa de 2016 dirigida por Han Sang Hee. Una película de ensueño en contraste con las etéreas playas de Okinawa y los bosques costeros, la película explora temas de la familia y el amor de una manera tranquila y sinuosa.

Trumpet on the Cliff” es la historia de una joven mujer llamada Aoi (Nanami Sakuraba) quien ha sido sometida a un trasplante de corazón, y va a la isla de Okinawa a recuperarse. Ahí conoce a Ji Oh, un joven coreano-japonés que vive en la isla. Los dos se hacen cercanos y Aoi se tiene que enfrentar a algunas cosas sobre ella misma mientras sana.

Ver “Trumpet on the Cliff” fue un placer, aunque algunas cosas podrían ser mejor. Sin más, aquí van 3 cosas que hemos odiado y 2 que hemos amado sobre “Trumpet on the Cliff”.

Amado: Byung Hun

Sería negligente en la compilación de esta lista no mencionar primero a la estrella masculina, Byung Hun, anteriormente conocido como L.Joe de Teen Top. Este ídolo convertido en actor, de habla japonesa, interpreta a un joven misterioso y de voz suave llamado Ji Oh, quien ama a su trompeta, a los delfines y al mar. Su química con la actriz principal Nanami Sakuraba es agradable y dulce, y su capacidad para capturar los primeros planos del director Han Sang Hee con sus ojos y su sonrisa es poderosa. Byung Hun ha hecho grandes progresos en el mundo de la actuación y su trabajo en “Trumpet on the Cliff” solo se suma a eso.

Odiado: El ritmo

Muy lejos del ritmo frenético del drama muchos dramas, “Trumpet on the Cliff” termina haciéndose lento con su ritmo. Al principio, la trama de rastreo se suma a la naturaleza general de la película con sus gotas de fantasía, hermosos paisajes marinos y el disfrute general de los pequeños momentos y la belleza del paisaje. Sin embargo, el prolongado ritmo similar a un caracol es agotador y me hizo desear acelerar dos tercios de la película.

Amado: The music

Un golpe de tambor imita un latido del corazón y abre la película cuando Aoi se encuentra en la mesa de operaciones momentos antes de su trasplante de corazón. El uso de la música y el sonido es igual de ingenioso a lo largo de la película, con la melodía de una trompeta en la brisa, líneas de piano serpenteantes y una armonía decadente que complementan el paraíso junto a la playa en el que aparecen Aoi y Ji Oh.

Odiado: La predictibilidad

Muy temprano en la película, era fácil adivinar quién era realmente Ji Oh, lo que le quitó un poco de diversión al ver el viaje de Aoi. Él es un misterio para ella y podemos satisfacer su curiosidad por él junto con ella por muy poco antes de que sea obvio cuál es su papel en su vida. La información no es bienvenida. Debería haber permanecido oculto por más tiempo para extraer el misterio y avivar el romance.

Amado: El foco en la familia

Desde los primeros minutos de la película hasta su final, hay una sensación de paz en torno a Aoi, su madre, su tío y su adorable prima. La paz crece a partir del amor y el respeto entre miembros de la familia y es un sentimiento cultivado por Ji Oh y por Koichi (Yuki Kubota), el ex-novio de Aoi que aún se preocupa por ella y por su familia. Es hermoso cómo la familia es una fuente de fortaleza y comodidad para cada miembro de la familia en sí.

Soompiers, ¿habéis visto “Trumpet on the Cliff?” Si lo habéis hecho, ¿qué pensáis? Si no lo habéis hecho, adentraos en el maravilloso mundo de “Trumpet on the Cliff”:

Ve ahora

Fuente (1)

¿Cómo te hace sentir este artículo?
0
0
0
0
0