Las víctimas del asalto sexual de Kang Ji Hwan cuentan su historia + aclaran malentendidos

Las dos mujeres que fueron atacadas sexualmente por Kang Ji Hwan personalmente contaron su historia a través de una entrevista escrita con el agente de noticias Chosun Ilbo.

Advertencia: descripciones de agresión sexual. 

El actor fue detenido por la policía en su casa en Gwangju el 9 de julio a las 10:50 p.m. KST por sospechas de cuasi violación de acuerdo con la Ley de Casos Especiales de Castigo Sexual, etc. Kang Ji Hwan fue acusado de agresión sexual contra dos miembros del personal subcontratadas que se encontraban en su casa. Inicialmente se informó que después de una cena de empresa, Kang Ji Hwan y las dos miembros del personal fueron a su casa para tomar otras bebidas. Una de las víctimas declaró a la policía que ella se despertó y fue testigo de cómo Kang Ji Hwan intentaba agredir sexualmente a la otra víctima. Se informó que también le dijo a la policía que su propia ropa estaba en grave desorden, lo que la llevó a creer que también fue agredida.

Kang Ji Hwan admitió todos los cargos en una declaración oficial el 15 de julio, y su agencia ha rescindido su contrato.

En la entrevista escrita con Chosun Ilbo publicada el 16 de julio (y realizada antes de que Kang Ji Hwan admitiera todos los cargos), las víctimas aclararon malentendidos sobre el caso. El medio de comunicación establece que, dado que es un caso delicado relacionado con agresión sexual, las respuestas de las víctimas “A” y “B” fueron examinadas por su abogado antes de ser enviadas al medio. Las respuestas no indican cuál de las mujeres respondía. Si bien su abogado ha transmitido indirectamente su historia en el pasado, esta es la primera vez que las mujeres han hablado de esto personalmente.

Cuando se les pidió que describieran por qué estaban en la casa de Kang Ji Hwan ese día, contestaron: “Conocimos a Kang Ji Hwan por primera vez en abril mientras trabajábamos”. Aunque Kang Ji Hwan se había referido a sí mismo como un “oppa” (un título utilizado para un amigo o hermano mayor de una mujer) a las dos víctimas, aclararon: “No éramos cercanas con él”.

Su visita a su casa ese día había sido la primera vez que estaban allí, y había otras ocho personas presentes, entre ellas dos managers, un estilista, el mismo Kang Ji Hwan y más. Fue una reunión que se celebró en parte como una fiesta de despedida para una de las víctimas.

“A diferencia de lo que se informó inicialmente, no fuimos a una fiesta de copas y luego fuimos a su casa después de que nos invitara”, declararon. “Kang Ji Hwan solía decir que quería invitar al personal con el que generalmente trabaja a su casa, por lo que fue una reunión en la que se notificó al personal con anticipación y una extensión de nuestro trabajo”. Un residente del vecindario fue testigo de como dos mujeres jóvenes y varios hombres ingresan a la casa de Kang Ji Hwan alrededor de la 1 pm ese día.

Se mencionó que la gente ha estado cuestionando por qué iban a beber a la casa de Kang Ji Hwan. Ellas respondieron: “Kang Ji Hwan dijo que su casa se usaba como algo así como una pensión para su personal. No éramos para nada cercanas a Kang Ji Hwan hasta el punto de que habríamos ido a beber con él por separado si no fuera por trabajo”.

Compartieron que otras personas en la reunión se fueron primero por razones personales, y Kang Ji Hwan supuestamente les dijo a las dos mujeres: “Váyanse después de que hablemos un poco más. Cuando se marchen, les llamaré un taxi”. En su respuesta escrita, entre paréntesis, se explica que la casa de Kang Ji Hwan es una casa aislada ubicada en Opo-eup, y se encuentra en una ubicación remota de aproximadamente 3 a 4 kilómetros (aproximadamente – 2.5 millas) lejos del centro de la ciudad. Por lo tanto, no era fácil salir sin llamar a un taxi.

“Kang Ji Hwan nos asignó una habitación [para dormir] en el segundo piso”, dijeron. “[Después de que hablamos], llevamos a Kang Ji Hwan, que estaba borracho, a su habitación en el tercer piso, y luego bajamos y entramos en la habitación que nos había asignado, donde fuimos a dormir”.

Cuando se les preguntó cómo se habían dado cuenta de que habían sido agredidas, la respuesta decía: “Alrededor de las 8 a las 9 de la noche, me desperté con la sensación de que me estaban agrediendo sexualmente. Pero realmente lo estaba. Yo grité y me defendí. Pero Kang Ji Hwan inmediatamente cometió el crimen en la otra víctima, que estaba durmiendo. No esperaba que este tipo de situación sucediera, ya que estábamos dormidas y Kang Ji Hwan había estado en un piso más alto, en lugar de en la misma habitación que nosotras. Me di cuenta de lo que había sucedido primero y entré en pánico”.

Las víctimas también declararon que Kang Ji Hwan no se encontraba en un estado de máxima embriaguez en ese momento. “Si hubiera estado extremadamente borracho, no habría podido bajar por su cuenta desde el tercer piso al segundo piso”, declararon. “Además, tanto durante el acto criminal como después, Kang Ji Hwan estaba claramente actuando en un estado consciente. Era evidente teniendo en cuenta su actitud hacia nosotras y lo que nos dijo”. Las víctimas no pudieron compartir lo que se dijo entre ellos.

También agregaron que Kang Ji Hwan tuvo tres horas para dormir antes de que las agrediera, por lo que creen que se había puesto sobrio. “Creemos que el testimonio de Kang Ji Hwan [que dio durante el interrogatorio policial] que ‘no recuerda’ es una mentira”, dijeron.

Cuando se les preguntó qué hicieron después del asalto, las mujeres declararon: “Gritamos y protestamos con fuerza, y Kang Ji Hwan salió de la habitación. Enseguida cerramos la puerta con llave. Después de cerrar la puerta con llave, Kang Ji Hwan la golpeó y dijo: ‘Abran la puerta’. Logramos usar un mensaje de KakaoTalk para pedir ayuda, y un amigo con el que pudimos contactar dijo: ‘Cierren la puerta y esperen hasta que llegue allí’. Alrededor de las 10:10 pm, después de más de una hora y media de estar encerradas en la habitación, la policía llegó a la casa de Kang Ji Hwan”.

Muchos miembros del público han preguntado por qué las víctimas no llamaron a la policía y explicaron que su hogar era tan remoto que el servicio de su compañía telefónica no funcionaba allí. Declararon que, por supuesto, habían intentado llamar a los servicios de emergencia, pero no tenían conexión y tampoco podían llamar a sus conocidos. Se notó en la entrevista que uno de los teléfonos de las víctimas tiene un registro de su intento de llamar a sus conocidos 13 veces. Finalmente, lograron conectarse a una red WiFi que no estaba protegida por contraseña, y pidieron ayuda usando el servicio de mensajería.

Cuando se les preguntó si estaban pasando por un momento difícil después del incidente, las mujeres dijeron: “Ha sido doloroso debido al shock psicológico, el daño secundario que viene del público y la intimidación de la compañía. Estamos recibiendo tratamiento psiquiátrico”. Compartieron que, además de ellas, su familia también sufre de comentarios maliciosos. “Estamos considerando emprender acciones legales contra comentarios maliciosos”, dijeron.

Las víctimas han sido descritas por algunos miembros del público como “kkotbaem“, mujeres que se aprovechan de los hombres usando la seducción. Ellos declararon: “Somos mujeres en sus veinte en una relación de poder desigual con el autor Kang Ji Hwan. Participamos en una cena de empresa que fue una extensión de nuestro trabajo, y luego sufrimos por esto. No somos kkotbaem, somos víctimas de un delito sexual. Les pedimos que se abstengan de comentarios maliciosos o de especulaciones infundadas hasta que se resuelva”.

Fuente (1)

Créditos por la foto superior: Xportsnews

¿Cómo te hace sentir este artículo?
0
0
0
0
0