Surcoreanos molestos con el acuerdo sobre las “Mujeres de Solaz” que solicita retirar estatua conmemorativa

En un acuerdo histórico negociado para “definitiva e irrevocablemente resolver” la cuestión de las “mujeres de solaz” entre Japón y Corea del Sur, el gobierno japonés accedió a reconocer la responsabilidad del sufrimiento que las víctimas sufrieron. Además, Japón pagará mil millones de yenes (aproximadamente US $8,3 millones) a Corea del Sur para establecer un fondo para las víctimas sobrevivientes.

Sin embargo, las víctimas no están contentas con la decisión, ya que no fueron incluidas en las discusiones con respecto al acuerdo. Muchos surcoreanos están diciendo que Japón aún tiene que aceptar la responsabilidad legal completa de los crímenes de guerra, y otros critican al gobierno de Corea del Sur por la aceptación de un pago.

La cuestión de las “mujeres de solaz” -víctimas de esclavitud sexual a manos de soldados japoneses durante la Segunda Guerra Mundial- ha sido durante mucho tiempo un punto de tensión entre los dos países. Hasta que se negociara este acuerdo, Japón ha insistido en que fue absuelto de responsabilidad en un acuerdo de 1965 que estableció relaciones diplomáticas entre los dos países, y pagó lo que es ahora el valor de alrededor de $800 millones al gobierno de Corea del Sur. Corea, por su parte, ha afirmado que ese tratado no cubría la responsabilidad de los crímenes de guerra, ni la indemnización de las víctimas.

La presidente de Corea del Sur, Park Geun Hye, ha instado al público a apoyar el acuerdo, citando la importancia de resolver el problema con el fin de seguir adelante y diciendo que sería “muy difícil” llegar a un acuerdo que satisfaga a todos los implicados.

Los manifestantes han celebrado reuniones semanales desde 2011, cuando el Consejo Coreano para las Mujeres de Esclavitud Sexual Militar por Japón erigió una estatua de la “mujer de solaz” en frente de la embajada japonesa en Seúl. El acuerdo también ha generado críticas en lo que respecta a esta estatua, puesto que solicita la eliminación de la misma. Un grupo de estudiantes se juntó alrededor de la estatua en la víspera de Año Nuevo para protegerla.

Un manifestante sostenía un cartel que decía: “La historia es un valor de más de 1 billón de yenes, más de 10 billones de yenes, y más de 100 billones de yenes. El sufrimiento humano no es una transacción. Este es el testimonio de que el presente y el futuro nunca olvidarán”.

Mientras tanto, de las víctimas sobrevivientes, nueve fallecieron en el 2015.

Fuente (1) (2) (3) (4)

¿Cómo te hace sentir este artículo?
0
0
0
0
0