Crítico de la cultura pop responsabiliza a las agencias por el comportamiento de los sasaeng

Con el crecimiento del K-pop y la cultura de fandom, la forma en que pensamos sobre la información personal de los grupos ídolos ha cambiado también.

Cuando la cultura del fandom estaba en pañales, cuando los fans acampaban frente a los dormitorios de los ídolos de la primera generación y los seguían a sus compromisos personales, esto aún no se consideraba una conducta de “fans sasaeng”. De manera similar, las agencias de los ídolos no lo consideraron un problema serio.

Pero con el advenimiento de los ídolos de la segunda generación, el término “fan sasaeng” (llamado así porque invaden la vida privada [sasaeng] de los ídolos) entró en uso más común. Incluso personas ajenas a la cultura de fandoms comenzaron a reconocer a los “fan sasaeng” por el impacto negativo generalizado de sus acciones, como causar accidentes de tránsito en la persecución imprudente de celebridades, instalar CCTV en estacionamientos privados e incluso entrar y salir de dormitorios y residencias .

Sin embargo, la razón por la cual los “sasaengs” pueden acechar la vida cotidiana de los ídolos es por la “información”. La filtración de información personal de los ídolos ha crecido a partir de unas pocas personas que comparten la información para usarla en una industria comercial, con la información disponible para cualquier persona por compensación monetaria.

Las semillas de estos temas fueron sembradas por las agencias de la primera generación de ídolos. El crítico de la cultura pop Kim Sung Soo dijo: “En el pasado, las agencias alentaban a los fans a reunirse en ciertos conciertos y transmisiones dejándoles saber quién aparecería. Al difundir esa información, no pusieron protección en su lugar y los sasaengs se aprovecharon de eso. Dado que las agencias fueron negligentes o poco entusiastas al tratar este tema, abrieron la puerta para que la gente venda esa información privada de manera más agresiva. Se supone que las agencias también se ocupen de los derechos humanos de los ídolos, pero en su lugar se concentraron en cómo aprovechar la exposición. Creo que las agencias deben darse cuenta de dónde han sido negligentes a partir de ahora”.

En ausencia de regulaciones y manuales de afrontamiento para las agencias, el alto nivel de tecnología ha llevado a una falta de control de la información para el público en general. Mientras tanto, la naturaleza de la industria del entretenimiento doméstico continúa avanzando sin frenos.

Kim Sung Soo dijo: “El desarrollo de las redes sociales es especialmente serio. Algunas agencias trabajan duro para controlar las vidas privadas de sus artistas. Pero los ídolos se pueden rastrear desde una sola foto cargada sin pensar. Hay áreas en las que todo se puede revelar siempre que tengas la voluntad y un conjunto de habilidades que cualquiera puede adquirir. La tecnología ha llegado a un punto en el que es difícil de controlar. En ese caso, deben construir buenos estándares e instrucciones, pero aún no lo han hecho. Ahora que la industria se ha vuelto muy difícil de controlar, las agencias no se han responsabilizado ni se han preparado adecuadamente para las consecuencias”.

¿Y las consecuencias legales para tal comportamiento? De acuerdo con la Ley de Protección de Información Personal, historias [sobre un ídolo], llamadas grabadas o grabaciones de voz, información sobre una novia/novio e información de vuelo no se consideran información personal. Sin embargo, todo lo demás cae dentro de esa categoría.

Sung Choon Il, un abogado de Abogados para la Sociedad Democrática, dijo: “La Ley de Protección de la Información Personal tiene regulaciones para la recolección y la gestión. Al recopilar o transferir información sobre un ídolo, es la regla que primero deben obtener el consentimiento. Como las personas que venden este tipo de información probablemente lo obtuvieron ilegalmente y sin el consentimiento de ambas partes, constituiría una violación de la ley”.

Sin embargo, es difícil que se lleve a cabo una investigación sin alertar a la víctima (el ídolo o celebridad) y su agencia. El abogado Sung dijo: “Eventualmente, la víctima o la agencia tendrán que plantearse el problema ellos mismos. Habrá muchas personas afectadas por la investigación, así como muchos daños, y normalmente el demandante tiene que reunir y presentar pruebas. Sin eso, es difícil llevar a cabo una investigación formal. Si se presenta e investiga una queja, las personas que consumieron la información, sabiendo que se obtuvo ilegalmente, también serán castigadas”.

Eventualmente, los resultados variarán dependiendo de cuán agresivamente la agencia responda a la filtración y venta comercial de la información personal de los ídolos. En otros países, la venta de dicha información puede resultar en grandes compensaciones de daños pagadas en juicios civiles. Ya existen varios precedentes legales, por lo que la regulación no es difícil”.

Si la agencia continúa siendo pasiva sobre el tema, entonces también es necesario monitorear públicamente a las organizaciones involucradas para proteger los derechos de los artistas. Kim Sung Soo dijo: “El problema solo termina cuando se aplica un enfoque de pena criminal a quienes acechan a las celebridades. En este sentido, las personas que compran la información también son delincuentes, es un delito común. Hay una tendencia a ser indulgente cuando los compradores son fans, pero esto debe superarse”.

Él añadió: “El trabajo de estudiar el daño y la gravedad de la exposición excesiva a la vida privada de los ídolos debería pertenecer a la opinión pública social. En los Estados Unidos, los sindicatos están muy bien desarrollados, por lo que se pueden elaborar cosas como esta en los contratos estándar entre agencias y artistas. Por ejemplo, si el contrato dice, ‘El dormitorio no puede ser revelado al público’ y el artista no puede dormir debido a la exposición de dicho dormitorio, las agencias tienen que pagar los daños”.

Está claro que a través de la venta de su información personal, los ídolos están experimentando graves violaciones de privacidad. A medida que aumenta la cantidad de personas que desean esa información, el problema solo empeora, y los “fans” que compran y venden dicha información deben reflexionar sobre sus acciones.

¿Qué piensas de las críticas de Kim Sung Soo a las agencias y la cultura sasaeng?

Fuente (1)

¿Cómo te hace sentir este artículo?
0
0
0
0
0