Se revela que el abogado y el oficial de policía del caso de Jung Joon Young habrían ocultado pruebas del caso de agresión sexual en 2016

Las nuevas evidencias indican que el caso de agresión sexual de 2016 de Jung Joon Young relacionado con un vídeo que grabó durante un acto sexual se había investigado deliberadamente de modo deficiente.

El 13 de junio, la División de Delitos Cibernéticos de la Agencia de Policía Metropolitana de Seúl reveló que enviaron al Teniente A de la Comisaría de Policía de Seúl Seongdong a la fiscalía por una acusación por sospechas de abandono de deberes, además de preparar y emitir documentos falsos. El abogado de Jung Joon Young, B, también fue remitido a la fiscalía por sospechas de haber sido cómplice en el abandono de sus deberes y ocultar las pruebas.

El teniente A está bajo sospechas de no confiscar el teléfono móvil de Jung Joon Young cuando fue acusado por su ex-novia en agosto de 2016. El teniente envió a Jung Joon Young a la fiscalía con una recomendación de acusación sin tener pruebas del crimen, lo que llevó a que la investigación se llevara a cabo sin verificar si Jung Joon Young había compartido o no los vídeos tomados ilegalmente.

Se sospecha que el abogado B planeó con el teniente A ocultar el móvil de Jung Joon Young en su oficina e informar falsamente a la policía: “El teléfono de Jung Joon Young ha desaparecido, por lo que es imposible recuperar los datos”.

Según la investigación, el teniente A le sugirió por primera vez al abogado B: “En lugar de decir que dejamos el teléfono con una compañía forense digital, hagamos las cosas más fáciles y digamos que el teléfono se ha perdido”. Esto sucedió el 20 de agosto de 2016, cuando Jung Joon Young fue investigado por la policía como sospechoso.

Cuando el jefe de la División de Asuntos de la Mujer y el Menor ordenó al teniente A que confiscara el teléfono de Jung Joon Young y asegurara las pruebas, el teniente solicitó a una empresa de análisis forense digital que escribiera un documento oficial que indicara que los datos no se podían recuperar, pero la compañía rechazó su solicitud.

Además, el formulario de la compañía de análisis forense digital para las solicitudes de recuperación de datos originalmente decía: “El teléfono estará listo de una a cuatro horas, los datos se recuperarán en un promedio de 24 horas”, pero el Teniente A incluyó el documento en los archivos de investigación después de cubrir el texto arriba mencionado. Luego le dijo a sus superiores: “Dicen que tomará de dos a tres meses recuperar [los datos]. Cuando se complete la recuperación, recibiré [los datos] y los enviaré”.

Una fuente de la policía compartió: “Los casos de agresión sexual generalmente tardan entre tres y cuatro meses en resolverse, pero [este caso] solo tomó 17 días desde que se presentó la acusación por primera vez para ser remitida a la fiscalía. No vieron la posibilidad de que se difundieran las imágenes, que es lo que la víctima temía, y si el teléfono hubiera sido confiscado en ese momento, el resto de las sospechas de cámara oculta también se habrían investigado”.

Sin embargo, la policía no pudo averiguar claramente la razón por la que el teniente A sugirió que se ocultara la evidencia al abogado B. Una fuente de la policía dijo: “No descubrimos ningún vínculo de corrupción, como el soborno, y dijo que quería ‘terminar rápidamente el caso'”.

Durante la investigación del reciente caso de Jung Joon Young en marzo también se sospechó que el abogado B intentó destruir las pruebas al reiniciar el teléfono de Jung Joon Young a su configuración de fábrica antes de entregarlo a la policía. Sin embargo, no se pudo especificar la persona exacta que reinició el teléfono, lo que hace que esta sospecha se envíe a la fiscalía con una recomendación de no acusación.

Fuente (1)

Crédito de la foto superior izquierda: Xportsnews

¿Cómo te hace sentir este artículo?
0
0
0
0
0