La corte ordena que Shoo de S.E.S pague de vuelta más de 340 millones de wones por deuda de apuesta

Shoo de S.E.S perdió una demanda civil y se le ordenó devolver una gran suma de dinero que ella pidió prestada para apostar.

En mayo del año pasado, un demandante conocido como “Park” presentó una demanda civil contra Shoo, a quien habían conocido inicialmente en un casino en Las Vegas en 2017. Park le prestó grandes cantidades de dinero para jugar, pero ella no le devolvió el dinero.

El 27 de mayo, se llevó a cabo el primer juicio por el caso, en el que Park exigió a Shoo que devolviera 346 millones de wones (aproximadamente $280,000). El Tribunal del Distrito Central de Seúl falló a favor del demandante.

Shoo había argumentado que, dado que Park le había prestado el dinero para el juego ilegal, esto se consideraba “desempeño para una causa ilegal” de acuerdo con la Ley Civil, lo que significaría que la demandante no podía exigirle que le devolviera el dinero. El “desempeño para una causa ilegal” implica la concesión de bienes o servicios para una causa ilegal.

Sin embargo, el tribunal dictaminó que Shoo debe devolver el monto total que Park ha exigido. La razón de esto es que Shoo, quien nació en Japón, es una residente permanente especial de ese país.

El tribunal explicó: “De acuerdo con la Ley de Promoción Turística del Paradise Casino Walkerhill donde Shoo jugó con el dinero de Park, se permite la entrada a extranjeros y emigrantes al extranjero”. Agregaron: “Dado que Shoo es una residente permanente especial de Japón, su acto de juego, a diferencia de los actos habituales de juego, no está sujeto a castigo penal”.

Paradise Casino Walkerhill está ubicado en Seúl y es el mayor casino exclusivo para extranjeros en el país. Casi todos los casinos en Corea del Sur solo admiten visitantes extranjeros, ya que los ciudadanos coreanos tienen prohibido jugar en la mayoría de los casinos. Los coreanos también pueden ser procesados ​​si se descubre que han jugado en el extranjero.

El año pasado, Shoo fue sentenciada por cargos de juego compulsivo, luego de haber jugado 790 millones de wones (aproximadamente $638,000) durante 36 visitas a casinos en el extranjero en lugares como Macao desde agosto de 2016 hasta mayo de 2018. Los cargos por fraude y juego doméstico fueron desestimados. Le dieron una sentencia de dos años de libertad condicional, con la posibilidad de una pena de prisión de seis meses si comete un delito repetido durante su período de prueba y 80 horas de servicio comunitario.

Fuente (1)

Crédito de la foto superior: Xportsnews

¿Cómo te hace sentir este artículo?
0
0
0
0
0